REFORMAR EL BAÑO (BAÑERA POR DUCHA)

REFORMAR EL BAÑO (BAÑERA POR DUCHA)

En los últimos tiempos se ha impuesto, en general, el plato de ducha a bañera. Cuando realizamos una reforma del baño una de las decisiones más difíciles de tomar suele ser la elección de cambiar la bañera por la ducha. En Susana Interiorista recomendamos que se actualice el baño alrededor de los 10 años, porque los materiales se van debilitando con el paso de los años.

Las ventajas más inmediatas para reformar el cuarto de baño:

- Importante ahorro de agua en comparación con una bañera.
- Un baño más seguro y accesible. Por las personas mayores o con movilidad reducida y por los niños que ofrece mayor seguridad.
- Rejuvenecimiento del baño, con un estilo más actual y moderno.
- Se consigue una mayor seguridad y comodidad, debido a los materiales antideslizantes y agarraderas de la pared.
- Ganas espacio y liberas de espacio el baño, ya que un plato suele ocupar la mitad que una bañera, lo que se traduce en más metros cuadrados.

Baño suelo continuo

Te proponemos una amplia selección de materiales cerámicos y porcelanicos de gran calidad con piezas de gran formato que otorgarán al cuarto de baño una sensación de continuidad y un ambiente cálido y confortable. Un recurso muy utilizado en nuestro estudio de Reformas Integrales & Interiorismo-Decoración es la instalación de una ducha sin plato, es decir, a mismo nivel que el suelo, y con todo el pavimento del baño sea igual con baldosas cerámicas o porcelanicos tratadas con tela asfáltica, lo que impermeabiliza el pavimento y permite un acabado estético impecable y limpio.

También existen numerosas opciones de plato de ducha, que hoy en día cuentan con materiales antideslizantes innovadores. Gran variedad de diseños, formas y materiales, además de las ventajas en cuanto a espacio, amplitud, funcionalidad, ahorro…, cada vez son más los que se deciden por instalar un sistema de ducha en sus hogares e incluso aprovechar una reforma para sustituir una vieja bañera por un moderno plato de ducha.

Si tienes un aseo pequeño, un plato de ducha cuadrado o en ángulo puede ser la mejor solución para aprovechar al máximo el espacio. Por el contrario, si tienes un baño amplio, un plato de ducha rectangular de distintas longitudes, que se adaptan a cualquier necesidad o incluso hay la posibilidad de hacerlo a medida.

Entre los distintos tipos de materiales que puedes encontrar tienes:

Cerámicos

Es una de las opciones más económicas y este tipo de platos, dan buenos resultados en cuanto a durabilidad y permanecen inalterables, sin amarillear pese a la acción de los agentes químicos. Inconveniente está relacionado con su nivel de adherencia, se necesaria el uso de una alfombrilla.

- Una opción económica
- Alta durabilidad
- Instalación compleja
- Nivel medio de adherencia y antideslizamiento

Plato ceramico

Resinas

Los buenos resultados que ofrecen en cuanto a estética, resistencia y adherencia, han hecho que sean de los más demandados en la actualidad. También se les conoce como platos de ducha de carga mineral, porque están fabricados con una combinación de materiales minerales como el cuarzo, el silicio o la marmolina y distintos tipos de resinas, generalmente poliéster. Son elegantes y permiten distintos acabados, son ligeros y duraderos y antideslizantes. Suelen estar acabados con una capa de esmalte Gel Coat para destacar los posibles resbalones.

- Buen resultado en cuanto a estética, resistencia y adherencia
- Muchas posibilidades de acabado
- Alta durabilidad
- Gran capacidad antideslizante

Plato carga mineral

Piedra natural o artificial

Puedes encontrarlos en granito, mármol, cuarcita… aunque los más comunes son los platos de ducha de pizarra. Pueden presentar irregularidades en la superficie en cuanto a la textura y al color.

- La sensación que produce la piedra natural es su punto fuerte
- Excelentes resultados en cuando a resistencia y durabilidad
- Altamente antideslizantes

Plato piedra natural